jueves, septiembre 17, 2015

Posted by Manuel Cardeñosa | File under : , , , ,

Bybee se pregunta si esta generación enfrenta un "momento Sputnik". Si se enfrenta a algún reto que requiera un cambio educativo relevante. 

Plantea algunas razones que empujan a pensar que sí, como por ejemplo el uso eficiente de la energía y el uso racional de recursos, mejorar el cuidado de la salud, la estabilidad económica, mejorar la seguridad nacional, etc Todas ellas referentes a EEUU pero traspasables a la gran mayoría de países del primer mundo. De hecho, una de las razones más argumentadas para la asunción de proyectos STEM es la necesidad de tener trabajadores mejor cualificados en ciencia, tecnología e ingeniería para mejorar las economías nacionales.

En capítulos posteriores, Bybee indica otros hechos y situaciones que también encajan en ese "momento Sputnik". Yo personalmente, me inclino más hacia ese otro tipo de situaciones tales como la adaptación al cambio climático, la redistribución de recursos y su uso racional, la necesidad de cambiar el modelo energético, etc. Creo que son desafíos que ya deberíamos estar enfrentando y que serán el marco en el que se moverán las vidas de nuestro alumnado.

Ante esta necesidad de adecuar de nuevo la educación a ese nuevo Sputnik, Bybee plantea la asunción de un modelo STEM y seis aspectos que son necesarios considerar, y que tenéis en la figura.





El autor comenta varios aspectos alrededor de estas seis propuestas a tener en cuenta para desarrollar un cambio educativo hacia el enfoque STEM:

- Dificultad de cambiar los programas y prácticas tradicionales: propone que no sólo es necesario desarrollar unos materiales curriculares excelentes. En la entrada anterior ya se comentó la dificultad de llevar el cambio a la práctica de aula. Además del cambio en los materiales, otros elementos del sistema educativo deben cambiar y dar soporte a las iniciativas STEM. Esto incluye al profesorado, equipos directivos, claustros, la comunidad (a nivel personal, incluyo aquí como elemento fundamental las familias) y una variedad de políticas a diferentes niveles. 
Además, es también necesario tener claro que no es posible cambiar de una vez todos los programas existentes. El enfoque STEM en sí es un cambio muy importante, y no es razonable que se puedan cambiar de una vez todos los cursos de las asignaturas implicadas. El autor propone una vía "evolutiva" por la cual se introduzcan unidades curriculares (de mayor o menor tamaño) y se vaya creando un ambiente favorable a la sustitución de las prácticas antiguas por las prácticas STEM, de manera que el cambio sea gradual.

- Para evitar una resistencia al cambio, mayor cuanto más profundos sean los cambios a plantear, se plantea la importancia de plantear un desarrollo profesional tanto inicial como a permanente, el apoyo administrativo a los nuevos programas, reconocer que cambios sociales y políticos afectan al desarrollo de los programas educativos y, finalmente, ser conscientes de lo mucho que el enfoque STEM se aleja de las prácticas tradicionales.

- Aquellos interesados en el enfoque STEM deben involucrar no sólo al profesorado de todas y cada una de las asignaturas implicadas, sino también a todos los estamentos del sistema educativo (aquellos con decisión en estándares, evaluación, formación del profesorado, desarrollo profesional,...) Todos ellos tendrán fortalezas y debilidades que se complementarán en el desarrollo de las iniciativas STEM. Así mismo, Alinear las políticas, programas y prácticas STEM con los propósitos de la educación establecidos, trabajara en una educación STEM para todo el alumnado y atender al desarrollo profesional continuo del profesorado

- Es necesario que los programas STEM que se diseñen estén en consonancia con el marco educativo en el que se van a desarrollar. Si el contexto educativo no apoya estos programas se minimizarán las probabilidades de éxito





0 comentarios: