sábado, abril 05, 2014

Posted by Manuel Cardeñosa | File under :





Si me lo permitís, me he tomado esta entrada como una reflexión sobre la cuestión, con mis creencias sobre ambos conceptos, dejando un poco de lado artículos y trabajos de otras personas. Me ha servido para intentar enfocar la cuestión desde mi punto de vista. 
El listado de ítems que he analizado no es, ni de lejos, exhaustivo, ni siquiera están un puñado de todos los que deberían estar, pero son  los que en el momento de realizar el trabajo me han parecido más significativos 

La mayoría de los problemas que puede plantearnos el AbP, se solucionan con tiempo, una buena planificación (lo primero es algo de lo que los docentes no solemos disponer en abundancia) y colaboración.

Los problemas planteados por la enseñanza directa, creo que se derivan más de su incapacidad para dar respuesta a todas las necesidades actuales de la educación.

En cualquier caso, no creo que ninguna de las dos estrategias sea definitiva ni excluyente. El catálogo de estrategias educativas es lo suficientemente amplio como para poder escoger aquella que pensemos que nos ofrecerá mejores resultados con un grupo determinado de alumnos.

Debería añadir que a lo largo de la tarde han aparecido en el timeline las aportaciones de algunos compañeros de curso, y hay un par de aspectos que me gustaría incluir en el análisis.

No creo que el desarrollo del pensamiento crítico y de la responsabilidad social sean características propias del AbP. Deben estar dentro de él, pero no creo que sea un elemento de todos los proyectos que podamos encontrarnos (igual, con suerte, la próxima actividad del curso me quita esta idea). No lo son tampoco de la enseñanza directa, pero no creo que sea un factor para diferenciar uno del otro.

Por otro lado, ¿es necesario que todo el centro, o al menos una parte de él, adopte esta estrategia educativa como enfoque principal para que pueda funcionar? Hasta hace unos meses, pensaba que no. Y realmente, creo que es posible que un único docente lleve a cabo este enfoque, pero las últimas experiencias que estoy teniendo me han dejado claro algo que, por otro lado,es obvio. La potencia de un enfoque multidisciplinar dentro del AbP puede dar unos resultados impresionantes.